He Cheng: Para los que huyen de la gentrificación de Barcelona

En mi búsqueda por encontrar sitios interesantes a los que ir a comer, me topé con He Cheng. Un restaurante chino, de chinos. Esa sería la mejor definición, por que restaurantes chinos, hay un millón pero todos de cuestionable calidad, llenos de glutamato y arroz pasado por los que un verdadero asiático no pasaría ni para pedirse pan de gamba.

Este restaurante situado entre Plaza España y Poble Sec no tiene pérdida. Su ambiente hostil casero, decoración ‘auténtica’ y servicio lento ‘slow food’, no serán inconvenientes para gozar de una comida sabrosa y auténtica. Ideal para hacer planes económicos y evitar la gentrificacion de Barcelona. En He Chang siempre hay mesa para ti y tus amigos. Eso si, tienes que estar dispuesto a recorrer unas cuantas calles más allá de tu barrio favorito Sant Antoni y olvidarte de sacar una ‘foto insta’ a menos que seas un ‘trash foodie’ como yo.

En esta ocasión voy a contar con la ayuda de Kike Adela, mi amiga vegana cuando le da gana. Que nos deleitará con una super crítica gastronómica para que cojas tips a la hora de comer en este establecimiento:

En he Cheng no hace fresquito de aire acondicionado, al abrir sus puertas de pegatina mate, una ligera brisa de ventilador con aroma a rollito frito te da la bienvenida. Ya sentados, su “mantelico” bordado al más puro estilo asiático te aportan el confort que te hace sentir como en casa, ¡ah, y los palillos tienen dibujitos! (La perfección está en los detalles).

La carta plastificada repleta de platos desconciertan al comensal más novel, pero tranquilos, estamos en esto juntos.Desde el siempre complaciente “rollito de primavera” a la más aventurera sopa de intestino grueso, cualquier opción resulta satisfactoria y asiática en al menos un 95%.

Yo no soy mucho de pollo agridulce ni de arroz tres delicias, si comes eso, #unfollow. Pídete el arroz más raro que veas o los noodles con menos carne que encuentres, recuerda, ante todo, vegana cuando te de la gana. Y no os preocupéis por el presupuesto, si estáis sin un duro como yo, pediros una sopa en pleno Agosto, que aunque suene a mala idea está tan rica que vale la pena pasar calor. En He Cheng el caldo es casero y los fideos también los hacen ellos, atención al nivel de maestría del chef, porque estirar fideos a mano no es moco de pavo…

Otras delicias incluyen empanadillas a la plancha o “guo tie”, que también ofrecen en versión vegetariana y sosa (embadurnadlas bien en salsa de soja), arroz con verdura negra, que suena fatal pero estaba bien rico e interesante, o el salvavidas; tofu con verduras, que no se que tiene el tofu pero siempre te complace.

Pues ala, ya tenéis la guía He Cheng de básicos vegetarianos más allá de fideos sin carne y sin huevo.
¡Buen provecho!

— Comentario de Kike Adela, Food or Mood